Reglas básicas de ergonomía web

Hacía tiempo que no escribía un artículo sobre UX, y como acabo de terminar de leer el libro 100 cosas sobre la gente que cada diseñador necesita saber de Susan Weinschenk, me he dicho «voy a sacar las reglas básicas de ergonomía web que considero más importantes».

Una cosa que se ve a menudo, son websites concecibidos por marketers «hardcore surfer» de Internet, usuarios habituales de mundo digital (early adopter). Pero muchas veces, las buenas ideas o muy avanzadas resultan ser grandes fracasos ya que son tecnológicamente discriminantes o no se adaptan al target.

Reglas básicas sobre ergonomía web
Si queremos tener un site con una buena ergonomía web es fundamental un test de usuario.

Los marketers estamos obsesionados con los clientes y buscamos un nivel de personalización y de interactividad máximo con los clientes y hoy en día, la tecnología nos lo permite con un coste limitado. Por ello, la mayoría de las acciones de muchos marketers se concentran en la fidelización, programa e-crm, organización del conocimiento del cliente, pero se olvida muy a menudo la plataforma de presentación del producto (el website) y más precisamente, la ergonomía web.

La ergonomía web se podría definir como el conjunto de acciones que contribuyen a mejorar la experiencia de usuario en un website o en un aplicación web, haciéndolo más intuitivo, agradable, eficaz y pertinente. La ergonomía web se apoya en tres conceptos clave: usabilidad (facilidad de uso), utilidad y diseño.

5 reglas básicas de ergonomía web

Como he dicho al principio, estas reglas las he sacado del libro Diseño Inteligente.100 cosas sobre la gente que cada diseñador necesita saber de Susan Weinschenk. Y como introducción una frase lapidaria «la simplicidad es la máxima sofisticación» (Leonardo da Vinci).

1. Nuestra atención se concentra inconscientemente en lo que nos interesa

Os invito a realizar el pequeño test propuesto en el siguiente video y luego seguir leyendo.

La conclusión de este video es que es debemos mostrar desde la homepage los productos o servicios más propensos a satisfacer la necesidad consciente de los internautas u organizar el catálogo de productos en función de las principales palabras claves de entrada en el website. Podemos analizar las palabras claves o keywords introducidos en el buscador del propio site (si tiene) o los que han generado mayor tráfico orgánico (SEO) a site y han convertido.

2. Los internautas escanean los websites en función de su esquema cultural de lectura (en occidente leemos de izquierda a derecha y de arriba abajo), evitando los bordes de las pantallas

Por eso, el logo esta siempre colocado arria a la izquierda y en caso de mostrarse dos botones (por ejemplo, en una página de validación de carrito), el botón que queremos que sea pulsado se colocará a la derecha.

3. Buscamos los affordances , la capacidad de un objeto de sugerir su propio uso, es decir su funcionalidad

Un botón de acción (call to action) se suele destacar con relieve, una sombra o una animación para hacerlo resaltar. Si quieres leer más sobre el tema, te invito a leer mi artículo, Experiencia de Usuario: el arte de colocar los botones en un website.

4. Para los usuarios el número de clics no es un factor punitivo

Si debemos sopesar entre el número de clics y el volumen de información a dar, el número de clics no es un elemento penalizador. Intentar fraccionar el volumen de información. El usuario no se dará cuenta que hace clic varias veces si va encontrando la información que necesita a cada clic y que no tiene que pensar (Don’t make me think!).

Como ya comenté en su día en un artículo La importancia de la usabilidad web, no hay que obsesionarse con la famosa regla de los tres clics ya que la capacidad de los usuarios para localizar los contenidos que busca, ya sea información o productos, en un website se ha incrementado en un 600%. Lo importante es que usuario a medida que va haciendo clics por el website tenga la sensación de que va avanzando hacia su objetivo. Consecuencia: si el usuario se siente perdido o no tiene claro dónde ir, incluso en el primer o segundo clic, o tiene que parar para pensar donde debe ir después, abandonarán el website. Por ello, más que en los clics, debemos centrarnos en la organización de los contenidos.

5. Para conservar al internauta, debemos mostrar su evolución, su progresión hacia su objetivo

Cuando un proceso de inscripción o de realización de un pedido requiere que el usuario rellene varios formularios y/o cumplimente diferentes etapas , normalmente engorrosas, el truco es dividir estos procesos en etapas e ir comunicando al usuario su progresión en el proceso. Cuando más visible es la consecución de un objetivo, mayor es la motivación del usuario a completar la acción.

Conclusión

Cuando un website está pensado desde el punto de vista de ergonomía web o experiencia de usuario, se tiene en consideración las funcionalidades ofrecidas, el diseño web y los diferentes recorridos de los diferentes usuarios (desde el más bisoño al más experimentado).

Las preguntas que debe hacerse un responsable de proyecto web son:

  • ¿A qué necesidad responde la funcionalidad y como trata o solventa dicha necesidad?
  • ¿Una información, un producto buscados en el website son fácilmente accesible, localizables?.
  • ¿La navegación en mi website es suficientemente intuitiva?.
  • Los recorridos de los usuarios (registrarse, realización de pedido, solicitud de información, etc.) son suficientemente fluidos y claros?.
  • El diseño, aparte de transmitir la imagen de marca, ¿facilita la navegación y/o la experiencia de usuario?.
  • ¿Dispongo de las herramientas adecuadas para medir y evaluar el trabajo de ergonomía web de un site?

Si queréis saber más sobre ergonomía web, experiencia de usuario (UX) y usabilidad web, os invito a leer los artículos de mis sección de Experiencia de Usuario. Porque evidentemente, la ergonomía web no se puede resumir en cinco reglas. Las reglas que he expuesto en este artículo son fundamentales, pero el mejor modo de poder contestar a las preguntas que he planteado al final del artículo, es realizar un test de usuario.

Y algo muy importante que muchas veces se olvida, es que antes de meternos a optimizar un website (La optimización de un site no es lo primero) hay que analizar tres elementos claves:

  • ¿La oferta está adaptada a la venta online?.
  • ¿Mi público objetivo está maduro para la venta online?.
  • ¿Mi tráfico es cualificado?.


Author: Samuel Diosdado
20 años experiencia en Marketing, 10 años en Marketing Digital. Consultor de Marketing freelance. He trabajado como responsable de Marketing y he colaborado en el proceso de transformación digital de PYMES. Google

Deja un comentario

*