5 razones para no comprar fans, followers y otros likes

Más de un cliente me ha salido con la típica frase de “me han ofrecido 20.000 fans por 500 euros” o “tal competidor de un día para otro ha pasado de 100 followers a 50.000!!!, yo quiero lo mismo”…. Nadie da duros a pesetas, y el dinero que se invierte en comprar likes puede ser un riesgo a la hora del Marketing Viral y de la penalización por parte de las redes sociales.

El mercado negro de Internet y sus tentaciones

Las redes sociales han revolucionado la comunicación y sobre todo, el comercio. Medio prodigioso, poco costoso y rápidamente operacional para a los potenciales clientes, un segmento de mercado o una comunidad de intereses. Por eso, hoy en día la mayoría de las empresas tienen una página y perfil en redes sociales para promocionar su negocio, sus productos y sus servicios, y al mismo tiempo desarrollar su e-reputatión y el Inbound Marketing. Facebook, LinkedÍn, Twitter, Instagram, etc, muchas oportunidades para llegar a miles o millones de consumidores en España y en el mundo. Ganar followers, fans o likes, de calidad lleva su tiempo. Y el tiempo es dinero, lo que da lugar a un mercado negro en Internet, que ofrece comprar fans, con los riesgos y peligros que eso puede conllevar, pero esa ya es tú problema.

5 razones para no comprar likes
Comprar fans es, a medio plazo, como dispararse una bala en el pie.

Os priváis de una herramienta de Marketing

Como empresa, no sólo queréis difundir información, si no también recibirla para generar una interacción con vuestra comunidad. Facebook os indica el número de personas que quieren a vuestra marca, y toda la información sobre vuestra comunidad, lo que os permite afinar vuestra estrategia de Marketing. Si compráis fans, nunca tendréis información real, exacta, fiable para poder optimizar vuestra estrategia de Marketing.

Penalizáis vuestra imagen de empresa

Para un fan más o menos iniciado en redes sociales es relativamente fácil obtener información sobre vuestra comunidad y adivinar que habéis comprado fans. Vuestra imagen se verá seriamente afectada, y el verdadero fan se decepcionará y lo comunicará a otros internautas, que a su vez se hará eco de ello y los difundirán. La viralidad del Marketing Digital que queríais explotar para vuestro negocio se volverá contra vosotros a través de un “bad buzz” que difícilmente podréis contener.

5 razones para no comprar followers

Tiráis el dinero por la ventana

Los expertos os dirán que comprar un fan es una inversión perdida. Lo que cuenta, no es el número de fans que tenéis si no sobre todo, su engagement de vuestra comunidad y para vuestra marca. ¿Qué creéis poder obtener de miles de fans que nunca leen vuestros mensajes y publicaciones?. Vuestro objetivo debe ser el de obtener fans verdaderamente interesados por vuestra marca o vuestra empresa, que os den su apoyo y, sobre todo, información para fidelizarlos a través de la adaptación o modificación de vuestros servicios y productos.

Os arriesgáis a ser castigados

Para evitar todas las prácticas dudosas que permitan darle un fuerte empujón a vuestra presencia social, Facebook ha establecido una serie de reglas que todos debemos respetar. El texto de Facebook es claro: “no debéis incitar a la gente a liker vuestra página. Esto incluye ofrecer recompensas. Para asegurar una relación de calidad entre el público y una página, hay que asegurarse de que las personas tengan ganas conectarse a una empresa sin ningún incentivo artificial”. Si una persona quiere a vuestra página, tenéis el derecho de enviar recordatorios u ofertas especiales. Pero cuidado, una aplicación o un juego que comporte transacciones obligatorias por muy pequeñas que sean no puede ser gratuitas. Facebook exige a los administradores el respecto de las reglas, con el riesgo de castigar severamente a los tramposos.

Os engañáis a vosotros mismos

El mercado negro de Internet funciona bien; la venta de followers, los seguidores de Twitter es un negocio boyante. Demostración de popularidad, el número de seguidores cuenta mucho sobre el impacto de vuestros tweets. Un mercado activo, volátil y peligroso. Encontraréis vendedores incluso en Ebay. Por un puñado de euros podéis comprar followers por miles. Pero esta compra está prohibida por las reglas de Twitter, aunque es verdad que le cuesta identificar los followers comprados. Más grave que esto, os engañáis a vosotros mismos creándoos la ilusión de ser seguidos por miles de personas que no son más que internautas inactivos, pasivos y sin interés.

Pérdida de información estratégica, mala imagen de marca, pérdida de dinero, riesgo de sanciones, etc. En mi opinión, yo no pagaría por esto!! Más vale invertir en un buen community manager que realmente va a aumentar vuestra comunidad animándola. Posiblemente irá más lento, pero los cimientos serán mucho más sólidos y vuestros seguidores tendrán un mayor engagement con vuestra marca.

Conclusión: más vale pequeño y con cabeza, que grande y hueco.

Comprar fans es, a medio plazo, como dispararse una bala en el pie, ya que esta técnica de «hormonar» vuestras cuentas de redes sociales impide cualquier tipo de publicidad o actuación dirigida sobre vuestros auténticos fans. Los resultados serán malos, y es imposible de «limpiarlo» retroactivamente.

Por lo tanto, debemos prestar mucha atención a la manera en la que pensáis hacer evolucionar los perfiles sociales y el community management.



Author: Samuel Diosdado
20 años experiencia en Marketing, 10 años en Marketing Digital. Consultor de Marketing freelance. He trabajado como responsable de Marketing y he colaborado en el proceso de transformación digital de PYMES. Google

Deja un comentario

*